Inmunonutrición: la tendencia alimentaria para combatir el covid pasa por la dieta gallega

COCINA SALUDABLE

Ramón Leiro

Pese a que se han disparado las ventas de suplementos alimenticios como consecuencia de la psicosis colectiva, los expertos revelan que incluir alimentos propios de la dieta atlántica es mucho más efectivo que cualquier cápsula

15 ene 2021 . Actualizado a las 00:07 h.

Cuando Gwyneth Paltrow habla, sube el pan. O, más bien, las ventas de la infinidad de excéntricos productos que la actriz de Seven dispensa en Goop, su empresa de cuidado y bienestar. Venida a gurú holística, una pandemia mundial es un gran caldo de cultivo para alguien que se deja picar por las abejas como tratamiento de belleza. Por eso, cuando estalló la crisis del coronavirus, la intérprete se lanzó a vender «suplementos de inmunidad» que consistían en una especie de bombones formulados con extractos de bayas de saúco y levadura fermentada. Sus acólitos, encantados. Y aunque el ejemplo de Paltrow siempre es sinónimo de paroxismo, lo cierto es que durante estos meses se han disparado las ventas de complementos alimenticios de todo tipo. Si ya estaban viviendo un gran momento, habida cuenta del fervor por llevar la más escrupulosa de las dietas y por la machacante promoción que las celebridades les dan en las redes sociales (en el 2019, según la OCU, el 30 % de la población tomaba suplementos de calcio, omega 3, magnesio, vitamina C o hierro), el mensaje de que pueden ayudar a combatir el covid ha hecho el resto. Pero ojo: los expertos, lejos de invitar a probar estos combinados, se muestran favorables a llevar una rutina mucho más sencilla y eficaz. En una era en la que la nomenclatura lo es todo, esto también tiene un nombre: inmunonutrición. Y se perfila como la gran tendencia del año en alimentación.

Según explica el doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, uno de los autores del libro Coronavirus. Prevención, pandemia y contención son los alimentos con vitaminas B, C, D y E, así como los hábitos de vida saludables, los que ayudan a combatir el coronavirus. De hecho, como recoge Europa Press, asegura que está comprobado que son varias las vitaminas y minerales de determinados alimentos implicados directamente en el aumento de nuestras defensas. «La vitamina D está presente en pescados como el salmón, sardina y atún, así como en la leche y la yema de huevo, alimentos de vital importancia para obtener unas buenas provisiones de esta vitamina e incrementar las defensas evitando, no solo el posible contagio por coronavirus, sino también las posibles complicaciones en el supuesto de que nos infectemos con dicho germen. Además, la exposición al sol al menos 30 minutos diarios, nos aporta vitamina D», añade.

También existe evidencia de que los alimentos ricos en vitaminas del grupo B, como la carne de cerdo, conejo y ternera, ayudan a la maduración de las células defensivas, siempre que mantengamos unos niveles adecuados en nuestro organismo. Estos alimentos, según detalla el experto, se caracterizan por tener una buena proporción de proteínas, que además de ser vitales para formar células de defensa, ayudan a la recuperación del enfermo que se contagia con el virus, mejorando el cansancio y favoreciendo el restablecimiento del paciente.