¿Por qué nos avergonzamos del tinto de verano?

MÁS ACTUALIDAD

Lo asociamos a chiringuito de playa, sudor y barriga, curiosamente, cervecera. Pese a todo es una de las bebidas favoritas de los españoles. Un sumiller nos da motivos para amar el tinto de verano, el calimocho y la sangría

20 jul 2022 . Actualizado a las 16:55 h.

Hubo un tiempo en el que la tríada de la marca España eran el sol, la sangría y la paella. El empeño desarrollista del franquismo centró sus esfuerzos en poner nuestro país en un escaparate, como la canción de Marisol, de luz y de color. Los clichés envejecen regular, por eso los valencianos llevan años protegiendo su plato estrella (aun a riesgo de resultar cansinos) haciendo de este arroz una panacea gastronómica imposible de replicar fuera del Levante. De lo contrario, habría corrido la misma suerte que el vino con cosas. 

La sangría y el tinto de verano siguen teniendo los mismos adeptos que en el pasado, o incluso más. Pero estas bebidas no han conseguido librarse de ese tufillo casposo y hortera de película de Alfredo Landa. Entre esto y que buena parte del mundo del vino se blinda ante ciertas combinaciones por ser casi sacrílegas, los amantes de estas refrescantes bebidas, sobre todo aquellos más preocupados por las apariencias, están apañados. Sin embargo, empieza a haber versos sueltos en el mundo de la enología que ven con buenos ojos al calimocho y sus primos hermanos, sobre todo, porque en el beber y el comer lo importante es disfrutar.

Alberto Ruffoni es sumiller en La Caníbal (Madrid) y nunca ha tenido problema alguno en lanzarse a estas bebidas. Tanto es así que siempre ha tenido el sueño de montar una coctelería de vino. Según comenta, a él no le genera ninguna controversia mezclar este producto con bebidas carbonatadas, fruta o lo que a cada cual le venga en gana; simplemente, indica, hay formas de sacarle mejor partido al resultado final para que esté lo más rico posible. «En países productores como España, Portugal, Austria o Italia estamos muy familiarizados con este tipo de mezclas, nuestra relación con el vino es mucho más popular que en otros sitios, donde no tienen vino y, con lo que les cuesta una botella, no se la van a jugar a andar con inventos». De hecho, pone de ejemplo zonas vitivinícolas de Galicia, como pueden ser la Ribeira Sacra, Valdeorras o Betanzos, y donde lo más habitual es rebajar el vino con un poco de agua o gaseosa al vino.