Las Pussy Riot, en el banquillo

Improvisaron un concierto en el altar de la principal catedral de Rusia pidiendo a la Virgen que eche a Putin