«Cuando se nos pone la piel de gallina ya es un éxito»

Los Muñoz (o Los Sardina, como los conocen en su pueblo) son tal cual los imaginamos. Reparten su buen rollo por donde van con esa forma natural de entender a la gente. Y con un par de cañas son todavía mejores. Se abren a la fiesta con ese grito que ha calado como ninguno últimamente: «Papapapapapá»