«Las heridas dejan de doler»

Los campos de refugiados están llenos de mujeres solas y valientes que huyeron de una Siria en guerra con sus hijos a cuestas y que llevan el peso de salvaguardar la vida de la familia