Una ola de conflictos laborales se propaga por Asturias

Susana Machargo
Susana D. Machargo REDACCIÓN

ASTURIAS

Un minero enciende un petardo en la marcha
Un minero enciende un petardo en la marcha José Luis Cereijido

Manifestaciones y amenazas de huelga se extienden por los principales sector económicos del Principado en un inestable otoño

23 nov 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Capsa, Alcoa, Transportes Unidos de Asturias (TUA), Duro Felguera, Chemastur, Bricodepot, Modultec, Correos, Iberdrola, funcionarios de transportes, mineros, jueces, fiscales, transportistas,... Una ola de conflictos laborales se extiende por Asturias. En unos casos tratan de frenar el cierre de las empresas y el consecuente desempleo. En otros, protestan contra despidos. También hay medidas de presión para firmar convenios laborales justos o acciones preventivas para tratar de frenar anuncios realizados por el Gobierno central. Lo cierto es que las calles de las principales localidades del Principado son testigos de excepción del rebrote de la tensión obrera. Las pancartas, la dinamita y los silbatos son la prueba de que la mejora de la economía todavía no ha llegado a las calles, al menos, a las asturianas. Alcoa, por su volumen y por el impacto de la noticia de cierre, está concentrando todos los focos. Pero no se quedan atrás las empresas mineras privadas o la plantilla de la central térmica de Lada, con la guillotina levantada sobre sus cabezas. 

Afecta a todo tipo de profesionales más o menos cualificadas, con sueldos en diferentes tramos fiscales. Han salido en imágenes protestando jueces y fiscales, además de conductores, mineros o funcionarios. La preocupación se ha reavivado en todo tipo de sectores públicos y privados.

Alcoa

El pasado 17 de octubre, Alcoa soltaba la bomba. De las tres fábricas que tiene en el noroeste sólo iba a quedarse con una. Su intención era cerrar las de Avilés y A Coruña y quedarse únicamente con la de Lugo. Las plantillas reaccionaron con rapidez. No era la primera vez que se enfrentaban a este tipo de anuncios, aunque en esta ocasión parece un camino sin retorno. La clausura de las plantas supondría la perdida de 686 empleos directos, además del impacto indirecto, en proveedores de todo tipo. Los trabajadores cuentan con un comité de empresa fuerte, liderado por CCOO, UGT y USO, que está atacando todos los frentes para tratar de que la multinacional se vuelva atrás. Ahora mismo sus esperanzas pasan porque aparezca un comprador dispuesto a hacerse cargo. Pero, como en una partida de ajedrez, el tablero está sujeto a otras estrategias. Han recurrido a la justicia holandesa, que es el pais donde la compañía tiene su sede. Además, está, en paralelo, la negociación del ERE. No aceptan sentarse a negociar los despidos pero sí la compra. En ese juego, en el que el Ministerio de Industria está mediando, se encuentran en este momento.

TUA

El conflicto en el transporte público de autobuses de Oviedo tiene fecha de huelga. Los trabajadores han convocado seis jornada de 24 horas de paro, los días 4, 13, 18 y 27 de diciembre y 2, 3 y 4 de enero. Denuncian los incumplimientos reiterados por parte de la empresa del acuerdo firmado en el año 2015. Señalan que la compañía tampoco está respetando el descanso en las jornadas continuas ni los descansos por horas extras y que se ha reducido la plantilla de trabajadores con la consiguiente precarización del empleo. Los trabajadores han puesto ejemplos concretos. En el caso de los descansos en jornada continua, los trabajadores tienen, por ley, media hora en jornadas que alcancen las seis horas y 45 minutos en aquellas que superen las ocho horas, algo que hasta el momento no se está respetando. Una situación similar ocurre en los descansos por horas extras. Insisten en que se impide a los trabajadores descansar las horas extras de fines de semana y festivos en los días que ellos quieran, cuando son horas «de la misma naturaleza» que las de cualquier día de semana. La versión de la empresa difiere mucho. TUA afirma que la clave del conflicto está en el alcolock, que es el dispositivo que impide que un autobus arranque si el conductor da positivo. La dirección afirma que los chóferes se niegan a aceptarlo.

Capsa

Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa), la empresa matriz de Central Lechera Asturiana, trasladó al comité de empresa su decisión de prescindir de 13 trabajadores. El argumento esgrimido por la dirección es que había perdido clientes y actividad en la línea dedicada a la producción de yogures. La noticia se vinculada, además, a la huelga de 2017 que tuvo lugar como medida de presión para firmar un convenio colectivo. Capsa venía a decir que los paros habían hecho que perdiera clientes y que por eso ahora aligeraba la plantilla.El comité no sale de su asombro por esta actitud. Asegura que nada tiene que ver con la huelga y denuncia la política errática de la compañía. Se han comenzado a organizar movilizaciones y ya se han producido las primeras concentraciones frente a la fábrica de Granda.

Duro Felguera

También están protagonizando concentraciones los trabajadores de Duro Felguera. Lo que reclaman, en primer lugar, es información sobre la situación en la que se encuentra la empresa después de la ampliación de capital que parece haber dado algo de estabilidad. Los trabajadores están preocupados por la fuerte pérdida de clientes registrada durante todo el proceso de crisis. La dirección no está atendiendo sus demandas para sentarse a hablar del futuro.

La descarbonización: minería y térmicas

El proceso de descarbonización se puede llevar por delante, de un plumazo, dos campos tradicionales del empleo en Asturias, la minería y las centrales térmicas. Si se cumplen las previsiones dadas, la cuenta atrás ha comenzado. En el caso de la térmica de Lada, por ejemplo, Iberdrola ya ha asegurado su intención de cerrar. Se barajan diferentes fechas como posibles, pero ya se ha marcado en rojo el año 2020. Esto supondría la extinción de casi un centenar de empleos directos más todos los indirectos que terminarían diluyéndose. Las expectativas para los mineros no son mucho mejores. El comité de empresa de Hunosa negocia un plan alternativa, propio, para la empresa pública. Las explotaciones privadas tienen su sentencia. El fin del carbón está fijado en el 2019. Esta misma semana llegaba a Asturias la Marcha Minera que salió de León y que reclama una alternativa. Sus integrantes recalaron en Oviedo, donde reclaman la implicación del Gobierno del Principado. 

 Chemastur

La empresa de fertilizantes Chemastur, asentada en Avilés, anuncia el despido de ocho trabajadores y argumenta causas económicas para defenderlo. La dirección señala que acumula casi 1,2 millones de pérdidas en dos años. Sin embargo, los sindicatos aseguran que no recibieron ningún tipo de información previa. Ni les fueron explicadas las causas ni se abrió la posibilidad de negociar diferentes alternativas. Denuncian que todo se urdió a sus espaldas y que desconocen los criterios con el que se pretende afrontar el recorte de la plantilla. UGT incluso apunta la posibilidad de que se esconda un caso de «persecución sindical».