El preso resucitado reclama 50.000 euros

La Voz

ASTURIAS

Familiares y amigos del interno de la prisión de Asturias al que los médicos dieron por muerto y que recobró ayer el conocimiento después de trasladarle al Instituto Anatómico Forense para practicarle la autopsia, conversan esta tarde en la entrada del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).
Familiares y amigos del interno de la prisión de Asturias al que los médicos dieron por muerto y que recobró ayer el conocimiento después de trasladarle al Instituto Anatómico Forense para practicarle la autopsia, conversan esta tarde en la entrada del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). JLCereijido

El abogado de Gonzalo Montoya Jiménez denuncia que no hubo una comprobación «médica y técnica» al darle por muerto y despertar en la morgue

15 feb 2019 . Actualizado a las 11:00 h.

El preso cuya muerte fue certificada por error en la cárcel de Asturias, el 7 de enero de 2018, ha reclamado a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias una indemnización de 50.000 euros por los daños morales y los perjuicios causados, tanto física como psíquicamente, a él y a su familia.

Según el abogado Luis Tuero Fernández, el recluso, Gonzalo Montoya Jiménez  fue dado por muerto debido a la falta de comprobación «médica y técnica» necesaria para confirmar «la realidad del fallecimiento», ya que «un simple electrocardiograma» o una monitorización de la función cardíaca hubieran permitido descartar la muerte «de inmediato».

En el escrito, al que ha tenido acceso Efe, relata que sobre las 8:00 horas del 7 de enero de 2018, cuando iba a realizarse el recuento diario de internos, funcionarios del Centro Penitenciario de Asturias encontraron a G.M. en la celda 34 del módulo 8 «inmóvil, inconsciente, con muy baja temperatura corporal y sin señales de respiración».