El valioso baúl de los Selgas: lo que Franco les entregó después de la guerra

G. GUITER

ASTURIAS

A la izquierda, acta de incautación de la familia Selgas durante la Guerra Civil. A la derecha, una de las hojas del expediente de devolución, ya en septiembre de 1939
A la izquierda, acta de incautación de la familia Selgas durante la Guerra Civil. A la derecha, una de las hojas del expediente de devolución, ya en septiembre de 1939 MINISTERIO DE CULTURA

Las actas de incautación y posterior devolución recogen unas 80 obras y objetos de arte que la familia de origen asturiano reclamó y obtuvo

06 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La familia Selgas, de origen asturiano, se ha encontrado estos días en el foco de atención por dos cuadros famosos: el Aníbal Vencedor de Goya, que vendieron al Museo del Prado, y una Inmaculada del Greco, cuya salida de España impidió el ministerio de Cultura.

La Inmaculada, al parecer, desapareció de la quinta familiar de Cudillero en 1936, durante la Guerra Civil y apareció más tarde en Estados Unidos. Al final regresó a España tras muchas gestiones del Gobierno. Sin embargo, no fueron los únicos cuadros del enorme patrimonio de los Selgas que sufrieron idas y venidas.

Desde el inicio de la guerra, el Gobierno de la República se incautó de numerosas obras con objeto de evitar bien su venta, su destrucción por los combates o bien que cayeran en manos franquistas. Muchas salieron de España y no volvieron; otras sí. También fueron enviadas a Valencia y luego retornaron a Madrid. Las hubo que no fueron reclamadas por sus propietarios o no se les quiso devolver, según recoge el libro Arte, Botín de guerra, del profesor Arturo Colorado (Editorial Cátedra, 2021). «Fueron miles de las piezas artísticas que fueron reubicadas, desplazadas y entregadas en depósito» o devueltas, con o sin fundamento, desde el fin de la contienda hasta muchos años después.