Alimentos que debes tener siempre en el congelador

PLANIFICA Y ACIERTA, y no te quedes helado si no hay nada en la nevera. Porque un congelador bien provisto resuelve apuros a corto y largo plazo. Los nutricionistas nos guían en cuanto a los tiempos y el repertorio de opciones saludables


Si el ultraprocesado es el gran aliado de las prisas, córtale el rollo, rompe el plan no saludable de última hora planificando sin temer las bajas temperaturas. Son contados los alimentos que resisten mal la conservación en frío y un congelador bien equipado lo van a agradecer tanto la salud como la báscula. 

A la nevera y su gélido «hermano» le viene bien una ITV regularmente y tener lo que solemos llamar un buen fondo de armario, a base de vegetal y proteína, siempre y cuando tengamos claras las fechas de consumo preferente y no olvidemos para siempre jamás lo que se va quedando en segundo plano. Congela para mañana lo que te sobre hoy.

¿Qué deberíamos tener siempre en el congelador? ¿Qué alimentos y platos se pueden congelar y cuáles no? ¿Cuál es la mejor manera de conservación? Los nutricionistas responden, y revelan los mandamientos para evitar sustos: no volver a congelar lo descongelado, no llenar mucho los táper con cremas o sopas (porque el contenido se expande y puede llegar a explotar), no dejar más de una hora un plato a temperatura ambiente antes de conservarlo en frío y evitar ese clásico que resulta de proveerse de lo máximo de frescos en el súper para evitar ir dos veces si se puede resolver en una: pasar los filetes al congelador cuando llevan ya tres días en la nevera. Lo más recomendable es, tras comprar, congelar en el momento si no se va a comer en las horas siguientes, para conservar las cualidades de sabor y textura del producto.

«Lo primero es planificar. Si sabes lo que vas a hacer por semana, es más fácil hacerlo bien. Yo recomiendo una compra semanal para organizarse bien», propone de partida la nutricionista Fátima Branco Parra.

¿VERDURA FRESCA O DE BOLSA?

«Las verduras que ya se venden congeladas en bolsa no tienen ningún problema. Son un recurso cómodo, van directamente al congelador y, en cuanto se necesitan, las ponemos a cocer o al vapor y listo», indica la nutricionista Uxía Rodríguez, colaboradora del Chuac. En un período de tres a seis meses máximo, deberían consumirse «porque durante ese tiempo estos alimentos mantienen relativamente bien sus características organolépticas, de sabor y textura. A partir de los tres-seis meses, podrían perder bastantes propiedades organolépticas, incluso facilitar la contaminación».

Para las cenas, lo que debemos tener siempre a mano es una fuente proteica (pescado, pollo) y vegetales, «y ahí es donde debemos tener nuestro congelador a punto», invita Branco.

¿En qué debemos fijarnos para saber cuál es la fecha tope para consumir las verduras en esta horquilla de tres a seis meses? «Sobre todo, en la humedad. Alimentos como el brécol, el pimiento o los guisantes no suelen tener tanta cantidad de agua, por lo que suelen tolerar mejor las congelaciones», señala la experta, que añade que incluso este tipo de alimentos se pueden congelar frescos y crudos, «y mejor al vacío». Las bolsas herméticas son otra opción buena para preservarlos, como los táper aptos para el congelador, que ocupan, eso sí, más espacio.

Para facilitar el congelado y el descongelado, y atender las necesidades concretas de cada momento, es preferible congelar las verduras cortadas en trozos pequeños. De esta manera, son un recurso saludable y cómodo el pimiento, la cebolla, el ajo o la zanahoria.

La clave para elegir unas buenas verduras de bolsa es que no lleven aditivos, que nos fijemos en que no se trate de un plato cocinado, del tipo espinacas a la crema, indica Fátima Branco, que señala que «siempre debemos tener en el congelador brécol, coles, acelgas, espinacas. Son los llamados alimentos de cuarta gama, que están envasados al vacío en atmósferas modificadas». Podemos elegir congelados de una sola verdura o combinados o menestras. Como el proceso de congelación se hace a escala industrial, el congelado de estos productos es óptimo. Pero si preferimos cocinar nosotros las verduras, tras haberlas preparado las dejamos enfriar un poco después de hacerlas, las metemos entre 30 minutos y una hora en la nevera y a continuación al congelador. «A veces tendemos a dejar el táper a temperatura ambiente en la encimera de la cocina y no es recomendable, pues nos exponemos con facilidad a que se contamine», subraya Uxía Rodríguez.

Cuatro o cinco meses pueden aguantar unas coles o unas judías cocidas en el congelador, mientras que si se trata de guisos, lentejas o comidas con más grasa es recomendable que no pasen más de dos meses hasta su consumo, porque la grasa favorece la contaminación por microorganismos.

Fátima Branco nos recomienda tener siempre en el congelador alguna crema de verduras. «Y para nevera las que prepara una marca de Vigo que solo llevan verduras, aceite de oliva y sal. Aguantan bastante tiempo en la nevera, un mes por lo menos. Son los alimentos de quinta gama, que están pasteurizados, estirilizados a baja temperatura». Estas no podemos tenerlas en el congelador, pero son un básico en la nevera, que no llevan conservantes ni aditivos. Las encuentras en la sección de las verduras, no en las de cremas y caldos en tetrabrik. «El que no cena bien a día de hoy es porque no quiere», asegura Branco.

CARNES Y PESCADOS SÍ

Ten siempre algo de carne y de pescado en el congelador, nos recomiendan las nutricionistas Rodríguez y Branco, para evitar el recurso al sándwich o el trozo de lomo y queso con pan para la cena. «Lo mejor es limpiar las piezas para quitarles la grasa antes de meterlas en el congelador, porque si no la carne amarillea. Es algo que sucede también con el jamón serrano. Es conveniente quitarle con un cuchillo la parte de la grasa», propone Uxía Rodríguez.

Los pescados grasos, como el salmón, duran menos en el congelador que los blancos, unos tres meses. «Puedes recurrir al pescado que ya viene troceado, limpio y congelado del súper. Organolépticamente está perfecto, sale más caro, pero te resuelve un montón», recomienda Fátima Branco, que también sugiere tener en el congelador mariscos, como los gambones que ya se venden congelados al vacío, o vieiras o zamburiñas, «una buena fuente de proteína».

EL PAN, MEJOR EN RODAJAS

Es otro buen recurso tener algo de pan en el congelador. Mejor en rodajas que se pueden guardar en bolsas de congelación. La cubitera es una manera de conservar en daditos las salsas, que no deberíamos dejar en el congelador más de un mes tras su cocinado. Sobre la cubitera podemos poner un poco de papel film para evitar olores.

FRUTAS CORTADAS

No una manzana o una naranja, pero sí frutas pequeñas como los arándanos o las frambuesas o bien fruta cortada (plátano, mango). Estas deberíamos tenerlas en el congelador especialmente ahora que se acerca el verano. Algunas se venden ya en bolsas en la sección de congelados del supermercado. 

NI LECHE NI HUEVOS

El huevo crudo no se congela; cocido podría congelarse sin cáscara, pero es preferible no hacerlo. Lo mismo con la patata y la tortilla de patata, porque se alteran la textura y el sabor. A diferencia de carnes, pescados y verduras, huevos y patatas alteran con la congelación sus características organolépticas. Eso sí, podríamos congelar patatas fritas: las freímos tres minutos escasos, las enfriamos un poco antes de guardar en el congelador y podríamos consumirlas en cualquier momento, del congelador directas al microondas para concluir el cocinado.

Tampoco deben ir al congelador la leche y la nata. Ni las tartas caseras.

Por último, un recuerdo: los congelados son lo último que debemos coger en el supermercado, para que la cadena de frío se rompa el menor tiempo posible, y al llegar a casa serán lo primero. Directos al congelador, que bien equipado resuelve apuros en muy poco tiempo.

TIEMPO QUE AGUANTAN EN EL CONGELADOR

Sin cocinar

Pescado blanco, 6 meses 

Pescado azul, 3 meses

Carne de pollo, 10 meses

Carne de cerdo, 6 meses

Carne picada, 2 meses

Para platos cocinados, el tope en el congelador son tres meses.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Tags
Comentarios

Alimentos que debes tener siempre en el congelador