El eterno secundario ya es un líder

El nuevo secretario general nunca tuvo un cargo relevante en un partido al que ahora le tocará devolverle la confianza y prepararlo para gobernar