.

Los forenses tienen mucho humor negro»

Los forenses tienen mucho sentido del humor, aunque sea negro como el carbón. Solo así son capaces de afrontar tareas tan desagradables con identificación de cadáveres o análisis de cuerpos en descomposición. Un humor del que J.M. Mulet se apropia en su nuevo libro «La ciencia en la sombra» para desvelar qué hay más allá de CSI.