¿Por qué han tenido que cerrar?: la respuesta a la cultura y a la hostelería

E. G. B. REDACCION

ASTURIAS

Concentración de hosteleros en Gijón
Concentración de hosteleros en Gijón J. L Cereijido

«Los expertos nos dicen que la situación sería infinitamente peor», asegura Barbón

16 nov 2020 . Actualizado a las 19:36 h.

«La situación es crítica y muy compleja, más de lo que pensábamos». La segunda ola de la pandemia de coronavirus, cuando ya se habla de una tercera e incluso una cuarta, está siendo muy agresiva en Asturias. Hay más de un millar de hospitalizados, solo en los dos últimos días han fallecido casi medio centenar de personas y, aunque el dato de los contagios diarios de ayer bajó incluso de los 250 nuevos casos detectados, «es pronto para saber si se trata del efecto del fin de semana o estamos ante un cambio de tendencia».

Así lo ha explicado esta tarde el presidente regional, Adrián Barbón, que ha apelado en varias ocasiones a la responsabilidad de cada uno para reducir la movilidad y los contactos sociales -«cuanta menos movilidad y contactos, menos contagios, eso es evidente»- al mismo tiempo que ha recordado que Asturias es la comunidad autónoma con las medidas más restrictivas precisamente dada su extrema situación de vulnerabilidad por tener la población más envejecida de España.

Ante las quejas y las críticas de los sectores afectados, también ha querido también explicar por qué se han cerrado determinadas actividades económicas, incluso aunque en algunas de ellas no se hayan registrado brotes como en el caso de las relacionadas con la cultura. La explicación, en todo caso, es extensible a todos los sectores afectados como la hostelería, el comercio, el turismo o los deportes: «Los epidemiológos dicen que no se cierran porque haya brotes sino que se busca reducir la movilidad y la interconectividad social, es decir los contactos estrechos, y es la manera de convencer a la gente de que nos tenemos que acostumbrar a esta situación para bajar la presión hospitalaria. Por ello, es importante reducir nuestras salidas de casa solo para trabajar, estudiar y hacer las compras esenciales».